Se trata de  dos niños de 7 y 13 años estaban jugando en su casa de Villa Trujui, en Moreno y cerca de las 5.30 de la mañana sintieron el impacto de la Chevrolet Meriva  que atravesó la pared y los aplastó. Lucas de 7 años, murió en el instante, mientras que Sebastián llegó gravísimo al hospital y falleció poco después.

El conductor se identificó como Gastón Emanuel Ramírez de 42 años que aprovechó la confusión para escapar, pero los vecinos lo encontraron y lograron detenerlo.

Todo empezó cuando Ramírez, que iba por la avenida Roca a una velocidad mucho más alta que la permitida, perdió el control de la Meriva.

Le hicimos el test de alcoholemia y dio positivo. Si bien toda la información ya quedó en manos de la Fiscalía, certifico que venía a una velocidad muy alta. Todavía no sabemos qué le hizo perder el control del auto que generó esta desgracia. Lamentablemente por el hecho, dos chicos de 7 y 13 años perdieron la vida», informó Juan Manuel Ciucio, secretario de Seguridad de Moreno.

La causa quedó en manos del fiscal Leandro Ventricelli, de la UFI N° 1 de Moreno, que solicitó el relevamiento de las cámaras de seguridad de la zona y solicitó la detención de Ramírez.

Ventricelli lo imputó por doble homicidio culposo agravado por el exceso de velocidad, por la cantidad de víctimas y por conducta temeraria. También, por manejar alcoholizado.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here