El avance de la segunda ola, y la escasez de las vacunas contra el Covid-19, hizo que varios países tomaron una medida para alcanzar la mayor cantidad de vacunados posibles. La idea es que la segunda dosis tenga un intervalo de al menos tres meses.

Desde el Centro Gamaleya, donde se desarrolló la Sputnik V, aseguraron que se necesitan las dos aplicaciones para lograr la inmunidad deseada, lo recomendado era esperar 21 días entre una y otra. Sin embargo, ahora aclararon que entre la primera y segunda inyección puede haber un espacio de tres meses. Así lo confirmó el director del instituto ruso, Alexander Gintsburg, en su cuenta de Twitter.

“Este incremento del intervalo no influirá en la intensidad de la respuesta inmune inducida por nuestra vacuna, y en algunos casos la aumentará y prolongará”, aseguró.

“Con respecto a la vacuna Sputnik V, consideramos posible incrementar el intervalo mínimo entre la aplicación del primer y segundo componente de la vacuna de los 21 días previamente aprobados hasta tres meses”, dijo.

Gintsburg, explicó que: “Hemos llegado a esta conclusión tras la experiencia del uso de vacunas basadas en una plataforma idéntica de adenovirus, así como, lo más importante, en las exitosas campañas de vacunación masiva de la población en Rusia y en un gran número de países extranjeros”.

Luego, agregó: “Nosotros, como desarrolladores de vacunas, también apoyamos lo expresado anteriormente y de forma independiente por reconocidos reguladores del ámbito sanitario -tales como la ANMAT de Argentina- sobre la extensión del intervalo de administración de las vacunas”.

“Esta decisión acelerará significativamente la inmunización de la población”, consideró debido a la alta demanda que hay entre la población. Además, señaló: “Consideramos que cada regulador nacional puede decidir de forma independiente si mantener el intervalo entre inyecciones en 21 días o extenderlo hasta tres meses”.

En Argentina, el gobierno ya había tomado la decisión de diferir la segunda dosis. El 26 de marzo, el Consejo Federal de Salud (COFESA), informó que la medida tenía el objetivo de aminorar el impacto de la segunda ola: “Habrá un diferimiento de las segundas dosis de todas las vacunas actualmente disponibles en el país –Sputnik V, Covishield/ChadOx-1 y Sinopharm– a un intervalo mínimo de 12 semanas desde la primera dosis”.

Por su parte, Carla Vizzotti explicó: “La CONAIN avaló en este contexto priorizar la aplicación de la primera dosis a la mayor cantidad de personas posibles con el objetivo de minimizar la mortalidad, y diferir tres meses la segunda dosis”.

Para concluir, aseguró que no sólo se basa en la evidencia científica: “Sino en favorecer la equidad en el acceso y, por supuesto, revisando permanentemente toda la información nueva y prosiguiendo con las gestiones para contar con más dosis lo antes posible y así cumplir con el esquema completo lo más rápido posible”.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here