Prevé un gasto total de aproximadamente $1,9 billones con una fuerte inversión en infraestructura, salud y educación.

Luego de casi dos meses de tratamiento los legisladores bonaerenses sancionaron la ley de Presupuesto General de Gastos y Recursos y la correspondiente ley Impositiva, por primera vez en la administración de Axel Kicillof. Fue por amplia mayoría y a través de un acuerdo de las bancadas mayoritarias de ambos recintos legislativos.

El primer presupuesto elaborado por la gestión del gobernador Axel Kicillof prevé un gasto total de aproximadamente $1,9 billones y el pedido de autorización para tomar deuda por un monto estimado en alrededor de $65 mil millones. La ley de leyes busca generar un shock importante en materia de infraestructura, con una inversión inédita en obra pública, muy por encima del promedio de la gestión anterior.

Contempla una inversión en materia de infraestructura, de más de 174 mil millones y se incrementan los gastos en Salud un 130 por ciento; en Educación un 124; en Desarrollo de la Comunidad un 122 por ciento y Seguridad un 84 por ciento. De acuerdo al proyecto, se destinan un total de $174.000 millones de inversión en obras, equipamiento y transferencias de capital que van a impulsar la producción, la logística y el empleo, de los cuales 40 mil serán para obras hidráulicas y rutas, y habrá más de 15.000 millones de inversión en viviendas y en la construcción de cloacas y urbanización de barrios populares.

El tratamiento del proyecto se logró luego de intensas negociaciones con la oposición que incluyeron elevar de 7.000 millones a 12 mil millones el Fondo de Infraestructura Municipal (FIM) que es girado a los municipios para la ejecución de obras ya que esa era una de las principales demandas de los intendentes de la oposición además de la de postergar la devolución de los fondos girados por la provincia para hacer frente a la pandemia del coronavirus hasta diciembre de 2021.

La Ley Impositiva 2021 apuesta a un crecimiento de la recaudación por la vía de una recuperación de la actividad económica. Por ello, los impuestos patrimoniales no aumentarán por encima de la inflación para más del 99% de los contribuyentes y se aplicará un criterio de solidaridad y justicia distributiva para los sectores con patrimonio muy elevado y aquellos que no fueron afectados por el contexto de crisis.

Por último, en la presentación se destacó la “sostenibilidad de la deuda y de las finanzas provinciales”. El pago de servicios totales de la deuda en 2021, sin considerar los vencimientos en proceso de reestructuración, será de casi un 40% menor, en términos reales, a lo que se pagó en 2019. Se priorizará el financiamiento en el mercado local en pesos y con Organismos Multilaterales de Crédito, con condiciones favorables, tasas bajas y créditos a más largo plazo, que serán destinados para obras de infraestructura y programas sociales.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here