La Corte Suprema le puso fin a la discusión entre el gobierno nacional y el porteño. Finalmente, falló a favor de la decisión de Horacio Rodríguez Larreta y permitirá las clases presenciales en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Natalia Salvo, quien es abogada y docente en la UBA, habló en el Tanke de Búnker acerca de este tema.

“Hay que interpretarlo como un fallo político. Una sentencia que, básicamente, lo que hace es vaciar de poder político a las atribuciones del Presidente en materia sanitaria. Una Corte, que incluso va en contra de su propia doctrina. En un caso similar, pero que tenía que ver con la política sanitaria animal, reconoce la autoridad del Presidente de la Nación y poder Ejecutivo de resolver estas cuestiones. Rompió con la supremacía constitucional porque da aval a una ciudad que, por su autonomía, parece ser una República. Es muy peligroso, cualquier provincia puede trazar la política sanitaria que se le venga en gana”, señaló.

Consultada por si puede ser un precedente de riesgo a futuro, agregó: “Es peligrosísimo. Hay otra rareza, que solamente se explica desde el punto de vista político, y del co-gobierno que quiere instalar la Corte con el oficialismo de la Ciudad de Buenos Aires. En uno de sus últimos justificativos, dice que: más allá de que haya perdido vigencia el decreto que se cuestionó, ahora hay otro que se prorrogó, es importante mantener el alineamiento de la Corte. Para las futuras normativas, legislación, están diciendo que si al poder legislativo se le ocurre cumplir con sus funciones de sancionar leyes, va a tener en cuenta la doctrina de la Corte. Una barbaridad jurídica”.

Luego, aseguró que los docentes se encuentran en peligro con la presencialidad: “Los docentes, la comunidad educativa. Por eso digo, si uno cae en la tentación de analizar este espacio como cuestión jurídica, que rompe con todos los derechos fundamentales, se pierde de vista esto. El gobierno de la ciudad, mandó a la presencialidad a los docentes sin vacunarlos. Una vacuna que debería haber estado para los docentes, y que fueron cedidas a las prepagas. Un gobierno de la ciudad que, no fiscalizó a quien se les daba las vacunas y se hacía negocios, como efectivamente sucedió. Quien te habla, denunció al Jefe de Gobierno porteño y al Ministro de Salud, justamente por este tema. Reconocieron que las vacunas que compramos todos se les otorgaron a otras obras sociales y las prepagas, que vacunaban exclusivamente a socios. Entonces, hay un gobierno que recortó el presupuesto educativo en pleno año de pandemia, en infraestructura, que no otorga dispositivos electrónicos, como netbooks, para que los chicos se puedan conectar”.

Salvo, explicó las denuncias al Jefe de Gobierno porteño y al Ministro de Salud por el tema de las vacunas: “A fines de febrero de 2021, denuncié por incumplimiento de los deberes de funcionario público, tanto a Larreta como a Kicillof. Habían reconocido que se habían cedido las vacunas. Primero, las vacunas las distribuye la nación, las pagamos todos. Pero además, infringieron otra norma, no se estableció un plan de vacunación. Después de la denuncia, se hizo un allanamiento para ver cuales eran los contratos ocultos, no figuraban en ningún Boletín Oficial. Ahora no se sabe nada, se está tramitando todo en Comodoro Py, a algunos jueces les resulta gracioso exponer a Larreta”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here