El joven, identificado como Lautaro Insúa, sufrió varias fracturas en el rostro y deberá someterse a una cirugía reconstructiva. No hay detenidos por el momento.

Un joven de 18 años fue brutalmente golpeado este fin de semana en una casa ubicada en el barrio Lomas de La Carolina, un barrio privado de la ciudad de Córdoba, donde Lautaro Insúa, el joven que resultó agredido, participaba de una fiesta por su egreso del colegio secundario en la casa de uno de sus mejores amigos. De acuerdo al relato de la víctima, los agresores fueron dos de los cuatro jóvenes de 17 y 18 años, jugadores del Tala Rugby Club, que irrumpieron en la casa cerca de las tres de la mañana a pesar de no haber sido invitados y reaccionaron de mala manera cuando el dueño de casa les pidió que se fueran.

“A él lo tiraron al piso y cuando yo los acompañé para afuera me pegaron a mí. Uno de estos chicos se dio vuelta y me rompió el tabique. Después perdí gran parte de la vista y el equilibrio entonces me tiró contra un alambrado y el mismo chico me empieza a pegar en la cara y me rompe los orbitales. Caí al piso y el otro me pegó patadas hasta que lo sacaron”, contó Lautaro en diálogo con Cadena 3. Tras el brutal ataque, Lautaro debió ser trasladado al Sanatorio Allende, donde los médicos constataron que tenía una fractura de tabique y otra en la órbita ocular, junto a otra serie de heridas en el rostro por las que deberá ser sometido a una cirugía reconstructiva.

“Físicamente dentro de todo estoy bien porque pudo haber sido mucho peor. La golpiza duró un minuto y me fracturaron los tres huesos. Yo entiendo que la saqué barata porque al menos no fue como en Villa Gesell”, señaló Lautaro en referencia al asesinato a golpes de Fernando Baez Sosa, ocurrido el 18 de enero pasado a la salida del boliche Le Brique en la ciudad balnearia.

Uno de los atacantes es hijo de Facundo Soler, ex fullback de Los Pumas y padre de uno de los jóvenes de 17 años, que dialogó con la prensa local y aseguró que la golpiza fue en realidad una pelea solamente entre su hijo y Lautaro, luego de que el joven agredido no lo dejara ingresar a buscar a dos amigos que participaban de la fiesta: “Lautaro Insúa le aplicó un tackle a mi hijo, lo tiró contra un alambrado, luego mi hijo pudo zafar, reaccionó mal, le pegó dos o tres trompadas y no pasó más nada”, dijo el hombre que remarcó que el agresor había sido Insúa y pidió disculpas a su familia. “La madre de Lautaro no aceptó que nos reunamos”, reveló.

La causa, caratulada como violación de domicilio y lesiones graves, quedó en manos del fiscal de feria del Distrito 4 de la ciudad de Córdoba, Horacio Vázquez. Hasta el momento, aún no se tomaron medidas contra los jóvenes señalados como agresores, ni hay detenidos por el hecho.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here