El 30 de julio de 2017, Nazareno Vargas (19 años) y Agustín Curbelo (17 años) fueron asesinados en el cruce de las calles Navarro y Garay, Merlo. Sus cuerpos fueron encontrados sin vida en ese lugar, con disparos en los brazos y tórax, y se creía que fue un caso de gatillo fácil. Casi cuatro años después, el Ministerio de Seguridad comenzó a difundir el identikit del sospechoso. Mariana Sánchez, madre de Nazareno, dialogó en el Tanke de Búnker sobre el tema.

Para comenzar, reconstruyó el hecho: “Nazareno era de Merlo Norte, del barrio Lago del Bosque, igual que Agustín. Y esa madrugada, salieron con la moto. Agustín lo pasó a buscar, no volvieron más. Nos enteramos de la terrible noticia el domingo 30, que nos dijeron que habían tenido un accidente en la intersección de las calles Navarro y Garay, a veinte cuadras de donde vivimos. Después, nos terminaron diciendo que Nazareno tenía cuatro impactos de balas, Agustín tenía cinco. Ahí empieza nuestro calvario como familia, donde no teníamos la menor idea de lo que había pasado. Hoy estamos más o menos en la misma situación”.

“Las cámaras municipales no funcionaban. Las particulares, las de los domicilios, tenían de los primeros días de julio, sospechamos que se borraron las grabaciones de las cámaras. Los vecinos de la zona no querían declarar, decían que, donde estaba involucrada la policía, no querían meterse. Algo que nos pareció raro. Siempre pensamos que atrás estaban las fuerzas policiales, sino no pasaría todo esto. Desviaron la investigación, dijeron en los medios que abatieron a dos motochorros”, agregó.

Sánchez, contó que se difundió el identikit del sospechoso: “Me enteré el domingo, a la mañana, que me llamó un periodista para preguntarme que pensaba de todo esto. No tenía idea, no me habían informado nada. Un identikit relatado por una persona que es la única testigo en la causa, cuando escuchó los disparos, salió. Que salga el identikit casi cuatro años después, también es muy raro”.

Luego, confirmó que la imagen estaba desde hace un tiempo: “Cuando ella declara, los primeros días de agosto, ese boceto estuvo en el expediente y no se hizo nada. También aportó los datos del vehículo, pero nunca se divulgó nada de esto, ni se buscó. El Ministerio de Seguridad ofreció una suma de dinero para quien aporte datos a la causa, algo relevante. La gente tiene que tomar importancia y conciencia, sobre todo que hay una ayuda económica que incentive. Estaría bueno que nos den una mano, para que se pueda encontrar al asesino, se sepa la verdad y se pueda limpiar el nombre de los chicos, ya que para todos quedaron como dos motochorros”.

Luego, cuando fue consultada por que motivo cree que después de tanto tiempo se divulgó, respondió: “Creo que, después de haber transcurrido tanto tiempo, y con el tema de que se han cambiado gente en las fuerzas, en el gobierno, fue el momento de que se comience a activar. En 2019 se pidió con la UFI, a cargo de la causa, ayuda al Ministerio de Seguridad para el aporte económico. Fue un tiempo largo para que se aprobara un pedidod hecho por la fiscalía”.

Con respecto a la parte judicial: “Todavía sigue en instrucción, es un proceso de investigación, a un paso muy lento que lleva la justicia. Con el tema de la pandemia en 2020, estuvo totalmente parada. Estaban trabajando en cosas nuevas. En el caso de Nazareno y Agustín, como era una causa vieja, si no aparecía nada nuevo, era algo que estaba archivado”.

“El Ministerio de Seguridad y la fiscalía van a proteger la identidad de los testigos, para que se pueda seguir adelante con la causa. Tienen que presentarse en la fiscalía Nº 7 de Morón”, concluyó.

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here