Merlo: Un panadero premia con facturas a los chicos que sacan 10 en la escuela

0
130

Gabriel Fernández es dueño de la confitería “Karina”, ubicada en la localidad merlense de Mariano Acosta. Decidió regalarle una docena de facturas a todos los chicos que saquen un 10 en la escuela.

A pesar de la situación económica actual que afrontan los comerciantes de Argentina, este hombre de 61 años tomó una iniciativa que se transformó en un gesto generoso que fomenta y premia el hábito del estudio.

“En realidad esta no fue una idea mía, es una idea que copié el año pasado de un heladero que regalaba un kilo por cada 10 que le llevaban los chicos de la zona. La iniciativa me pareció muy buena y como estoy cerca de dos colegios, me pareció piola incentivar a los chicos con una docena de facturas por cada buena nota que traigan en el cuaderno de la escuela”, comentó Gabriel, quien precisó que desde hace 38 años se especializa en el rubro de panadería.

“Al mediodía y a la tarde tengo cola de chicos que vienen a buscar su premio”, contó el panadero y sostuvo que está entregando alrededor de 40 docenas de facturas por día gracias a esta original iniciativa. Tanto llamó la atención, que muchos medios de televisión se acercaron al barrio de Mariano Acosta para conocer la panadería de Gabriel y difundir este tipo de acciones que buscan fomentar en los más chicos un buen desempeño en la educación escolar.

Así, Gabriel sostiene que se generó un “efecto contagio” y que ahora compiten para ver quién es el que más facturas gana. Y contó la historia de un nene de 12 años, que vive en el barrio y que está mucho tiempo en la calle. Un chico al que no le iba bien en el colegio y sus compañeros lo tildaban de “burro”.

Un día, el chiquito ingresó en la confitería y le dijo “Mirá Gabriel”, y le mostró que había obtenido un 10 en una prueba de matemáticas: “Este nene le terminó tapando la boca a todos. Y en ese momento me di cuenta que un incentivo era todo lo que él necesitaba”, relató el comerciante, quien emocionado agregó: “Lógicamente después de que trajo la prueba lo felicitamos y obviamente se llevó su docena de facturas, como tiene que ser”.

El gesto de Gabriel no se limita a premiar a los dieces en exámenes, sino que anunció que al final de este trimestre premiarán con una torta a los chicos del barrio que traigan un 10 en sus boletines. “Esto es algo como para que los chicos se esmeren un poquito más. A veces se arman competencias para ver quien saca más 10 y quien viene a retirar más facturas. Verles las caritas de felicidad cuando reciben su premio no tiene precio”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here