En la cumbre VII de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) estuvieron presentes representantes de los 33 países de la región y estuvo marcada por la vuelta al foro de Brasil con el presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

El presidente, Alberto Fernandez dio un discurso de apertura en el que subrayó «Ahora estamos con una Celac completa, con Brasil, y la oportunidad de unir a la región es un imperativo que se nos impone y tenemos que lograrlo» y añadió «llegó la hora de hacer que la región defienda los mismos intereses» y pidió «encarar un proceso» que lleve «hacia la igualdad y la justicia social». 

«Sentimos que hemos llevado la voz de América Latina a todos los rincones del mundo», aseguró el mandatario argentino, que cerró este martes el año en el que ostentó la presidencia pro témpore de la Celac, que fue traspasada a San Vicente y las Granadinas, a través de su primer ministro Ralph Gonsalves. 

Lula, por su parte, recordó que en su primer pronunciamiento tras las elecciones de octubre pasado ya había anticipado la vuelta de su país al mundo, después del aislamiento al que lo había sometido su antecesor Jair Bolsonaro, que hace tres años decidió sacar a Brasil del mecanismo regional. «Nada más natural que comenzar ese camino de regreso a través de la Celac», apuntó.

El mandatario agradeció además a los que estuvieron «al lado de Brasil y de las instituciones brasileñas en los últimos días en repudio a los actos antidemocráticos», en referencia a los ataques golpistas a las sedes de los tres poderes en Brasilia por parte de seguidores de Bolsonaro. 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here