LE DIERON PRISIÓN DOMICILIARIA POR EL CORONAVIRUS, ROBÓ EN UNA CASA Y SE TIROTEÓ CON LA POLICÍA

0
1107

José Eduardo Magri obtuvo hace menos de un mes la prisión domiciliaria tras ser considerado dentro de los grupos de riesgo por padecer tuberculosis. Este miércoles protagonizó una entradera en Ituzaingó y casi mata a un policía. Finalmente fue arrestado.

El hecho sucedió el miércoles por la mañana, cuando Magri junto a otros tres hombres rompieron a mazazos la puerta de una vivienda ubicada en Caxaraville al 1700, en el partido de Ituzaingó. Sus cómplices fueron Luis Alberto Bustos y José Rodrigo Baringa Ferreyra, quien también había sido beneficiado con la libertad condicional; Otro de los delincuentes continúa siendo buscado.

Una vez dentro del domicilio, los delincuentes tomaron de rehén a uno de los miembros de la familia a punta de pistola, para luego encerrar al resto. Cinco personas en total, pero uno de ellos pudo escapar y llamar al 911.

Cuando arribaron los efectivos de la Policía Bonaerense, la banda se encontraba todavía en la casa juntando pertenencias de valor. El personal policial desenfundó armas e ingresó dando la voz de alto, pero los delincuentes comenzaron a disparar y uno de los efectivos recibió tres balazos que afortunadamente ingresaron en el chaleco antibalas, amortiguando el impacto.

Tras un intenso tiroteo dentro del domicilio, los ladrones se dispersaron y huyeron por los techos. La policía alertó a todas las unidades y se inició un operativo “cerrojo” que concluyó con la detención de tres miembros de la banda, entre ellos, Magri. El otro ladrón logró darse a la fuga y continúa siendo buscado.

Sin embargo, Magri no era el único con prontuario: a uno de sus cómplices, José Rodrigo Baringa Ferreira, se le había otorgado a principios de abril la libertad condicional tras recibir en 2016 la pena de 6 años de prisión efectiva por robo calificado agravado por uso de arma de guerra.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here