El intendente de La Plata, Julio Garro, recorrió el retén de 137 y 70, una obra que además de mitigar el impacto de las lluvias cuando sea necesario, funcionará como un parque recreativo de forma permanente.

“Cuando llueva, el reservorio se va a llenar de agua y, así, va a evitar que esta se acumule en las calles y genere anegamientos”, explicó el jefe comunal, y amplió: “En los días normales, va a ser un parque que todos los vecinos del barrio podrán disfrutar, con canchas de fútbol, juegos, un circuito aeróbico, bicisendas y un skate park”.

Con una inversión de 60 millones de pesos, el retén será capaz de contener 72.000 m3 de agua, que equivalen a 30 piletas olímpicas. Además, el predio “seco” será dotado de iluminación sustentable y mobiliario para realizar actividades deportivas y de esparcimiento.

Las tareas se desarrollan en la zona comprendida entre las arterias 137 y 139, desde 70 hasta 72. Con la tierra extraída a partir de los trabajos, a su vez, se está renovando la cantera ubicada en 178 y 71.

“Obras como estas llevan seguridad y tranquilidad a las familias y nos permiten construir una ciudad resiliente y sostenible”, valoró Garro, y enfatizó: “Ya aprendimos el daño que le hizo a la ciudad la falta de políticas concretas en materia hidráulica; hoy estamos mucho más preparados para las lluvias”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here