El máximo tribunal provincial revisará la institución jurídica que permitió en algunos casos la concesión de prisión domiciliaria y en otros la libertad de los reclusos, concedidas por la Casación bonaerense en el marco de la pandemia.

La Suprema Corte dictaminó que por el momento quedan “suspendidos los efectos de la decisión cuestionada” y aceptaron revisar el caso en detalle. Además, manifestaron el deseo de escuchar al Procurador General, Julio Conte Grand, jefe de los fiscales; y al defensor ante Casación, Mario Corigliano, que representa a las 19 defensorías generales que pidieron el hábeas corpus al que hizo lugar el juez del Tribunal de Casación, Victor Violini, en un polémico fallo dictado el 9 de abril pasado que desató revuelo en la sociedad.

Lo que se busca es que se unificación de criterio para los magistrados que solicitan libertades o beneficios en medio de la pandemia. Si bien la situación fue calificada de “gravedad institucional” por la corte, advirtieron que este recurso se impuso a los efectos de “permitir el análisis de dichas cuestiones, las cuales serán resueltas en la sentencia”.

El fiscal del Tribunal de Casación bonaerense, Carlos Altuve, señaló que “se ha vulnerado la garantía del juez natural que debe conocer en la situación de privación de libertad de las personas que se encuentren a su disposición, otorgando el arresto domiciliario a un número indeterminado de personas”, pero también reconoció que “es necesario adoptar medidas urgentes y eficaces para paliar la situación de emergencia carcelaria y sanitaria”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here