La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) denunció por lavado de dinero a tres empresas fantasmas que se valieron de un beneficio impositivo instrumentado en el marco de la pandemia de Covid-19 para simular importaciones y fugar U$S 37 millones a Estados Unidos, China y Hong Kong.

De esta forma, el organismo conducido por Carlos Castagneto identificó que las autoridades de las firman no contaban con la capacidad económica para justificar los $ 5.000 millones acreditados en las cuentas que usaron para adquirir las divisas.

Además, una de ellas está afiliada a la obra social de trabajadores de casas particulares y la otra figura como empleado en relación de dependencia.

La maniobra consista en la simulación de un pago por importaciones que nunca existieron por bienes que nunca se adquirieron, para acceder así al mercado oficial de divisas y luego fugarlas del país.

Respecto a las registraciones, las mismas empresas nunca fueron dadas de alta en el registro de importador/exportador, tenían movimientos económicos pocos relevantes, y en tan solo 4 meses manifestaron un crecimiento exponencial mediante acreditaciones bancarias con fondos que provenían de otras firmas fantasmas, presuntamente de origen ilícito.

Ante esta situación, la AFIP presentó una denuncia por lavado de activos agravado e infracción al régimen cambiario, y las incluyó en la base eApoc de comprobantes apócrifos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here