“FUE UNA AMETRALLADORA DE MENTIRAS”

0
78
“Sabía que iba a recibir una provincia fundida y tremendamente endeudada”, afirmó el gobernador.

Axel Kicillof se refirió a las entrevistas de Mauricio Macri, consideró que las preguntas fueron “todas pelotas al pie” y remarcó que “el que gobierna es el presidente”, negando así las versiones que ponen a CFK como quien toma las decisiones.

El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, desmintió a la oposición y principalmente a Mauricio Macri, negó que sea Cristina Fernández quien gobierne y los invitó a “pensar cosas nuevas, contratar un nuevo Durán Barba”. También habló de Guernica, la situación social, cómo es gestionar durante una pandemia y la crisis policial.

En una extensa entrevista concedida al diario La Nación, publicada este domingo, el mandatario bonaerense comenzó refiriéndose -por cuenta propia y a modo de descargo- a las declaraciones formuladas en diversas entrevistas por el ex presidente Macri.

La primera crítica fue a los entrevistadores ya que, según la consideración de Kicillof, fueron “todas pelotas al pie” y su reaparición daba para “hacerle algunas preguntas que lo incomodaran”. Acorde a su apreciación, el ex mandatario recibió un tratamiento “diferencial”.

Consultado por cómo lo vio a Macri, el gobernador expresó: “Una persona muy resentida, con propios, ajenos y sus votantes, y muy deshonesta. Dijo que durante su gobierno bajó la pobreza, que el endeudamiento fue culpa del Congreso, hasta dijo que él echó a Maradona. No tengo enojo ni molestia. Fue una metralleta de mentiras”.

También criticó la versión que indica que es Cristina Fernández de Kirchner quien gobierna. Kicillof dijo que “el que gobierna es el presidente”, calificó como una esa afirmación como una opinión “absolutamente metafísica e infundada” y le recomendó a la oposición “pensar cosas nuevas, contratar a un nuevo Durán Barba”. “Eso es algo que ya está gastado”, completó.

“Este fue un año de pandemia y los vemos a todos los macristas en campaña. Hay políticos y medios que iniciaron la campaña contra el Gobierno. Están desfasados de lo que le está pasando a la gente en un año muy difícil y angustiante”, contestó, consultado por los motivos que lo llevaron al ex presidente a hablar en este momento, y dio por finalizado el tema.

En relación con la toma del predio en Guernica y las versiones en torno a su desalojo, Kicillof afirmó que la gobernación -en este caso- funciona como auxiliar de la Justicia y que el fallo está firme, pero que le pidieron tiempo para buscar una “solución negociada”. Según detalló, 601 de las 800 familias que ocupaban el predio, ya aceptaron su propuesta.

Ante la posibilidad de que la falta de resolución “aliente mas tomas”, ratificó que ya hay un fallo judicial al respecto y que fue el juez quien, después de ver los planes presentados por la Provincia, “permitió ese plazo” para continuar dialogando con los ocupantes. “Buscamos desalentar las tomas, tomar la propiedad de otro no es la solución”, aseveró.

“Se estiman en 2.000.000 de personas que tiene problemas habitacionales en la provincia. Sacando el Procrear no hubo programas para que la clase media y media baja accedan a la vivienda, pero eso no se resuelve con tomas. No es que el problema lo inventó Vidal, sino que no dio respuestas. Los mismo con las cárceles”, detalló en otro tramo de la entrevista.

Aunque reconoció que durante la campaña no prometió la construcción de nuevas cárceles “porque sabía que iba a recibir una provincia fundida y tremendamente endeudada”, comentó que ya abrieron 2.000 nuevas plazas y planean otras 10.000 para los próximos tres años. “Teníamos muchas cosas planificadas, pero nos pasó el coronavirus”, se lamentó el gobernador.

Sobre esto último y cómo afecto el coronavirus a la gestión planificada antes de asumir, reconoció: “Toque el botón de pausa y me aboqué a la pandemia”. En ese sentido, señaló que, cuanta más densidad poblacional, malas condiciones habitacionales y hacinamiento halla, las probabilidades de contagio se ven incrementadas. “¿Quién tenía todos los números para que el virus hiciera un desastre? El conurbano es donde se juntan todas esas condiciones”, sentenció.

“No paramos el gobierno. Siempre nos pusimos al frente de la situación, no esquivamos los problemas”, destacó Kicillof, que mostró su preocupación por la situación social, a la que calificó como “dramática y excepcional”.

En esa línea, fue consultado por las probabilidades de un estallido en el mes de diciembre. “Cuando empezó la pandemia todos decían que iba a estallar el conurbano, pero no pasó y no fue por obra del azar”, recordó, y luego continuó: “Hubo una batería de medidas que no fueron de contención social, sino de comprensión sobre aquellos a los que les pedimos que se queden en sus casas. Desde el gobierno nacional, el provincial y los 135 intendentes se dio una respuesta, siempre insuficiente”.

“Desde que asumí y cuando era ministro de economía, pronosticaban una catástrofe cada tres días. No pasaba. Mi preocupación no es diciembre, mi preocupación es mañana. Estamos ante lo desconocido. Gobernar ante lo desconocido es una tarea de día a día”, añadió el mandatario y dio por finalizada la crisis policial con la bonaerense.

En continuidad con el tema “policía” y la confirmación de Sergio Berni como ministro de Seguridad de la Provincia, explicó que “es una persona de mi confianza” y remarcó que es “un experto en seguridad”. “Lo llamo a las 4 de la mañana y me responde no porque lo haya llamado, sino que estaba trabajando. Es un trabajador casi a niveles peligrosos por la cantidad de horas por día”, reconoció.

No es algo que proyecte. En medio de la pandemia, después del experimento neoliberal más espantoso del que tengamos memoria, lo que quiero es mejorarles la vida a los bonaerenses¨, finalizó Kicillof, ante la pregunta de Santiago Dapelo sobre si quiere ser presidente.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here