Este jueves 5 de enero, el papa Francisco encabezó el funeral de Benedicto XVI, quién falleció el pasado 31 de diciembre a los 95 años. Unas 200.000 personas le dieron su último adiós durante los tres días en los que se abrió la capilla ardiente dentro de la Basílica de San Pedro.

Desde el lunes pasado, los restos del papa emérito reposaban junto al Altar de la Confesión y el baldaquino de Bernini, en el crucero de la basílica. A su vez, los fieles que deseaban despedirlo pudieron acceder a dicho lugar tras realizar largas filas alrededor de la plaza de San Pedro.

Cabe mencionar que Joseph Ratzinger estuvo al frente del Vaticano desde el 2005 hasta su renuncia en 2013. De esta forma, ocupó su lugar el papa Francisco, quien debió encabezar el funeral de su antecesor en un hecho poco común para la Iglesia Católica, ya que no sucedía algo similar desde hace 121 años.

Junto a Francisco, 3.700 sacerdotes de todo el mundo concelebraron la misa, además de más de 120 cardenales y 400 obispos.

Entre las personalidades presentes se encuentran también los presidentes de Polonia, Andrzej Duda; de Hungría, Katalin Novak, y de Portugal, Marcelo Nuno Duarte Rebelo de Sousa, y el gobernador de la Baviera natal de Benedicto XVI, Markus Söder. El exvicepresidente de Taiwán y actual miembro de la Pontificia Academia de Ciencias del Vaticano, Chen Chien-jen, es otro de los asistentes, al igual que el ministro del Interior francés, Gérald Darmanin.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here