La víctima tenía 26 años y su expareja la amenazó con la publicación de un video íntimo, hostigándola durante semanas; en su trabajo, tras la difusión de video, se le abrió un sumario administrativo de Asuntos Internos de la Policía.

Belén San Román murió ayer en el hospital municipal de Bragado, cinco días después de haberse disparado en la cabeza con su arma reglamentaria. Se mató luego de la viralización de una serie de fotografías íntimas y un video, y de que Asuntos Internos de la Policía le abriera un sumario administrativo por la difusión del material. Según sus familiares, el responsable de la difusión de esas imágenes íntimas fue su expareja Tobías Villarruel.  El padre de Belén, Marcelo San Ramón, le pidió al Congreso que se apruebe el proyecto de ley que establece penas para la “pornovenganza” para que la muerte de su hija ayude a “tomar conciencia” de la sociedad.

“Mi hija recibía burlas, hostigamiento, había gente que le mandaba mensajes privados diciéndole barbaridades. No soportó la presión, la exposición y la vergüenza. No lo supo manejar y no se abrió a pedir ayuda. No juzgo a nadie, no soy quién para hacerlo, pero espero que estas cosas nos ayuden a todos a pensar y a entender que el que ve un video así, o lo manda, también es responsable”, reveló San Román sobre la reacción que tuvieron los vecinos de Bragado ante el video de su hija.

El caso motivó una marcha apoyada por familiares, amigos y organizaciones sociales feministas en Bragado. “Espero que el día de mañana, cuando a alguien le quieran mostrar este tipo de cosas, lo piense y se acuerde de lo que pasó con Belén, que le diga a esa persona: ‘Borralo, no lo reenvíes, acordate de lo que pasó con esa chica de Bragado”, dijo el padre y reclamó el urgente tratamiento del proyecto de ley contra la “pornovenganza”, que cuenta con media sanción en el Senado desde julio pasado.

Graciela Álvarez, madre de la joven, denunció a través de su cuenta de Facebook que Villarruel, oriundo de la ciudad de Chivilcoy: “Fue el que viralizó fotos y videos, hostigándola y amenazándola. Él provocó que ella terminara con su vida. Tan culpable esta lacra, como todos aquellos que viralizaron. El ser humano es la peor de las especies en este mundo enfermo. Ojalá sus sucias conciencias no los dejen vivir en paz”, continuó el posteo de la madre.

El proyecto, presentado por la senadora santiagueña Claudia Ledesma de Zamora, propone la modificación de dos artículos del Código Penal Argentino para que se tipifiquen y se sancione penalmente “la difusión no consentida de contenidos de desnudez, sexual o erótico”, aun si estas imágenes fueron obtenidas con el consentimiento y aprobación de la víctima.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here