En el programa Pasión Sport que se emite por Radio Búnker de lunes a viernes de 17 a 18 hs, con la conducción de Roberto Segovia, hablo Claudio Chacho Cabrera, un jugadorazo de los años 80 con una historia muy especial, y una mochila de lesiones pocas vistas en la historia del futbol, un ejemplo de lucha y de amor por el futbol.

La charla arrancó hablando de su apodo: “El apodo de Chacho nació en Huracán, yo tenia a Carlitos López de arquero, y yo no tenia sobrenombre, había varios claudios, y un día me dice bien chacho, y yo le decía que no me diga así que no me gustaba, después me entere que había un Chacho Cabrera hacia un tiempo en el futbol, y bueno es cómo que los apellidos van con el sobre nombre en el futbol, se heredan”.

“En ese Huracán, había un plantel bárbaro con Morresi, con el Turco García que todavía tengo una gran amistad, de los pocos que hice en el futbol, Cachito Martínez, Amador Sánchez, Angeletti, Candedo, un equipazo era”.

“De chico me gustaba jugar de cualquier cosas y la mama de mi papa cuando me vio lo primero que dijo fue este pibe se va ganar la vida con la pelota”, porque ya en mis primeros pasos vi una pelota y la empecé a empujar, mi infancia era jugar a la pelota hasta las doce de la noche en la calle, antes se podía”.

De su infancia contó: “Me gustaba jugar de mitad de cancha para adelante y a los 15 me fui a probar a River de diez, practicaba donde sea, pateaba contra el paredón de una fabrica que había en la cuadra de casa, y lo sufría todo el barrio ja, o en su defecto rompiendo algo del jardín de mi abuelo rompiendo o hasta cosas en el living de casa”

“Debute a los 18 años en River Con Di Stefano, me ficharon en séptima, a los 17 pase a sexta ya de volante central, Martin Pando me preguntó si quería jugar en esa posición, y le dije que si , y fue una de las pocas decisiones acertadas que tome en mi vida creo ja, pasa que el diez de mi categoría era un crack, y el suplente también. cuando arranque de 5, nunca me dijeron en ese sector que no haga determinada cosa, me dejaba ser libre”.

De su debut en primera señaló: “Yo debuto en 1982 después que se fueron todos los grandes de River del 81, y justo viene el mundial , se llevan medio equipo y ahí subieron chicos entre los que estaba yo, quedo un mix, se habían ido Fillol, Tarantini, Pasarella, Gallego, Kempez , Ramon Diaz, Gordillo, se los llevaron en enero ya imagínate, y alguno mas que debo olvidar, y bueno salte a primera ante todo ese publico de River, y no estuve a la altura y me fui a Huracán, libre con el pase en mi poder”.

“Yo tuve que hacer esa triste huelga de River del 82 fueron muchas cosas juntas de pibe, tuve chances en Atlanta y Chacarita, pero era el asenso y una persona me llamó y me dijo que podía ser Huracán, me tentó y arregle el contrato a préstamo por un año. Ahí tuve mi primera lesión de rodilla, volví y después agarre continuidad”

“De ahí Huracán nos vende a mi y al Turquito García a Vélez, Huracán peleaba el descenso, y nos prometieron vendernos sea cual sea el final, el club necesitaba plata. y después tuvimos la mala suerte de que quedamos en un octogonal y perdimos con Italiano y Huracán desciende, cuando volvemos de las vacaciones nos dicen que nos habían vendido a Vélez”.

Con respecto a su peor lesión de fractura manifestó: “Fue el 22 de de diciembre de 1988 que me fracturé, me acuerdo de esa fecha y no de la que se murió mi mama una locura, pero Vélez significó vivir las dos caras de la moneda, con momentos espectaculares, llegué en un buen momento del equipo, no me costo soltarme, y me convocó Bilardo a la selección, y después vino la fractura y la otra cara de la moneda, 22 operaciones tuve, volví a jugar en Boca y Argentinos con 12 cirugías, y en Almagro con 14, me infiltraba hasta escondidas, aun con las broncas de los médicos, hasta para hacer el tést de Cooper sino no podía jugar, me infiltraba en los baños de los clubes pidiéndole al doctor, es triste y durísimo llevar una vida deportiva plena, con esa dolencia o las secuelas de una mala praxis , era una lucha de todos los días, me mantenía vivo mi propio enojo, yo quería dejar el futbol y no que el futbol me deje a mi, pero bueno me gano la pulseada”

De Cesar Luis Menotti dijo: “Me quería llevar de seis al juvenil, para tener una salida limpia, pero yo ya tenia un romance con el puesto numero 5, le dije que tomaba muchos riesgos, a el no le importaba, pero le dije que no, y eso me pudo perjudicar, era en la época de juveniles obvio, esa postura la tendría que haber mantenido también, para que no me operen Madero y Coppolecchia, esa operación me condicionó mi carrera, ahí me tendría que haber revelado y no aceptar esa operación”.

Sobre el futbol actual señaló: “Me entristece mucho el futbol actual , pero bueno es fácil decirlo mirándolo desde un sillón, me enoja la mezquindad de los entrenadores , no puedo sostener 90 minutos mirando un partido del futbol argentino, no hay mas burritos Ortegas ni “betitos” Carranza , ni hablar de mas grandes como Riquelme o Borgui, cuando yo jugaba los 10 de cada equipo no te los olvidaba más, ahora no los ves»

Y cerró el dialogo con Radio Búnker con frases lapidarias sobre el futbol actual: “El futbol formativo esta en crisis, consumen muchos proyectos los dirigentes, se deslumbran, con los resultados, y después no sale un jugador, les interesa mas ganar que jugar y después llegan a primera y se creen que con temperamento nomas se gana, siempre digo, ¿somos jugadores de futbol o corredores de futbol?, todos los buenos están afuera, insisto hay una crisis formativa desde las bases en el futbol argentino»

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here