No es la primera vez que el joven uruguayo está involucrado en un problema por romper con los protocolos de cuarentena. Además, tuvo varios cruces polémicos en redes.

La Prefectura Nacional desbarató una fiesta clandestina dentro de la casa del youtuber uruguayo Yao Cabrera, quien cuenta con más de 6 millones de suscriptores en la red social de videos y se convirtió en una celebrity a raíz de pequeños escándalos. El operativo se realizó en su domicilio dentro del country San Marcos, ubicado en la localidad de Escobar, y se concretó tras la orden del Juzgado Federal de Campana, a cargo de Adrián González Charvay. Los efectivos secuestraron: 24 celulares, 5 notebooks, más de 13.000 dólares, cheques y 65 gramos de cogollos de marihuana. El allanamiento estuvo a cargo de la división especial de la fuerza federal llamada “Grupo Albatros”.

Esta no es la primera vez que el youtuber protagonizó un escándalo. En octubre pasado, Cabrera organizó una fiesta con más de 100 personas en la casa del barrio cerrado también en medio de la cuarentena. Después del evento, y ante la denuncia de los vecinos, la Municipalidad, a cargo de Ariel Sujarchuk, le labró una contravención y clausuró la mansión en la que se había realizado la fiesta. La reacción del youtuber fue inmediata. Decidió agitar en las redes sociales una especie de escrache virtual al intendente del Frente de Todos. Algo similar había hecho con los vecinos que lo denunciaron durante los últimos meses en los que las fiestas y los comportamientos inadecuados del joven de 23 años se repitieron. En el caso de los vecinos, subió a sus redes sociales sus números de teléfono para que sus seguidores los molestaran.

Aunque no son los únicos escándalos que lo tienen como protagonista. En las últimas horas, antes de que se concretara el allanamiento, Cabrera encendió la polémica en sus redes. El joven fingió su propia muerte: divulgó un video donde supuestamente dos sicarios a bordo de una motocicleta lo asesinaban de varios disparos mientras él conducía su vehículo. La filmación rápidamente se viralizó y generó el repudio de algunos usuarios y el festejo de sus seguidores por la “broma”. Otro de los escándalos que protagonizó Cabrera también ocurrió hace pocos días. En un móvil televisivo en la puerta de su domicilio que era transmitido en vivo por el canal de noticias Crónica TV, Cabrera estaba siendo denunciado por una mujer que lo acusaba de ocupar la casa. La mujer decía que “desde hace meses no pagaba el alquiler ni las expensas”. Cabrera, que se encontraba dentro de su casa, salió con una jarra de agua y se la arrojó a los periodistas. Luego, el youtuber escapó corriendo y se escondió dentro de su vivienda. Tras el ataque, los periodistas denunciaron que Cabrera les rompió los equipos utilizados para trabajar.

Cabrera sería puesto en libertad en las próximas horas, mientras, la causa continúa en manos del juez Charvay, quien tendrá que resolver su situación procesal. El joven podría ser procesado por incumplir el artículo 205 del Código Penal, que penaliza a quienes violan las medidas preventivas para “impedir la introducción o propagación de una epidemia”. Cabrera, por su parte, fue denunciado mediáticamente y en la Justicia en varias ocasiones, defendido por el abogado Alejandro Cipolla. Según fuentes cercanas a Cabrera, ninguna causa prosperó y nunca fue siquiera procesado, con desestimaciones por inexistencia de delito.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here