En Rodolfo Senet y Paso de los Patos, en el barrio El Pericón de Merlo, se encuentra el Centro Barrial Vientos de Libertad, que junto al Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) de Merlo, se dedican al trabajo para combatir contra el consumo problemático de drogas.

El Círculo conversó con Diana Mendozzi, que es una de las tres coordinadoras del dispositivo que instalaron allí para el acompañamiento de los adictos.

“El centro barrial aborda principalmente la problemática de consumo. El trabajo consiste en que los compañeros que están en las fincas de rehabilitación vienen acá a buscar ese sostén que en lo social no pueden encontrar, ya sea con las reuniones o con las psicólogas”, explicó.

Luego, añadió: “También hay compañeros que han hecho un proceso y que lo han dejado a mitad de camino, y que lo continúan de manera ambulatoria acá, y después hay compañeros del barrio que todavía no problematizan lo que es el consumo, que se van acercando de a poco, y vienen esporádicamente”.

En el mismo sentido, Diana comentó que “acá se hace el tratamiento ambulatorio durante el primer mes para los compañeros que desean internarse, y ahí evaluamos el nivel que necesitan de evaluación, y derivamos a la casa que nosotros nos parece correspondiente”.

Ayuda comunitaria

El Centro Barrial Vientos de Libertad, fundado por Sebastián Sánchez, hace acompañamientos a personas con consumo problemático de drogas desde más de diez años. Pero no solo realiza este tipo de actividad, sino que también llevan a cabo ollas populares, talleres y percheros solidarios.

Además, crearon un espacio de género y un espacio para las juventudes, que realizan labores solidarias, como actividades para el día del niño o jornadas de salud para concientizar sobre la vacunación contra el coronavirus.

Algunas de las ollas populares en las que colaboran y participan son en las localidades de Agustín Ferrari, en el barrio El Palomo, en Nueva Esperanza, en el barrio Reconquista, entre otros lugares.

“Hoy en día estamos recibiendo ayuda en el traslado, que es el camión que el municipio nos prestó para ir a buscar nuestra mercadería a La Matanza”, contó la coordinadora.

Por otro lado, el espacio de género creó una promoción contra la violencia de género, y actualmente genera asistencia para las mujeres, como ayuda en las denuncias al maltratador.

Por otra parte, los talleres que dictan son variados, en los que se pueden destacar los de marroquinería, de percusión, apoyo escolar para adultos y para niños, panificado y cocina económica, taekwondo y actividades físicas. “Tenemos un proyecto a futuro de radio y de sacar una revista”, adelantó Diana.

Por último, la coordinadora expresó sus deseos a futuro con respecto a la actividad que realizan, como el crecimiento de los centros barriales y que se deje de estigmatizar a la problemática.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here