Se terminó el sueño copero de Boca. En Belo Horizonte, cayó ante Atlético Mineiro por penales tras igualar en cero en los 90 minutos y quedó eliminado en los octavos de final de la Copa Libertadores.

El dueño de casa tuvo la posesión de la pelota en el inicio, incluso contó con un mano a mano que tapó Agustín Rossi. Con el correr de los minutos, el conjunto de la Ribera logró neutralizar a su rival pero pisó poco el ahora. Apenas se vio un remate de Sebastián Villa.

En la segunda parte, el encuentro se tornó parejo y con una ocasión por lado, luego el desarrollo fue muy trabado y cortado. Lo más destacado fue la polémica, a los 17´, cuando el VAR anuló el gol de Marcelo Weigandt por una posición adelantada de Diego González, quien habría estorbado al arquero. En ese momento, se desató la locura en el equipo argentino.

La historia se definía desde los doce pasos. Allí, sólo Marcos Rojo convirtió en el elenco azul y oro, fallaron Carlos Izquierdoz, Esteban Rolón y Sebastián Villa. Por el lado del Galo, Hulk lo estrelló en el palo, mientras que anotaron “Nacho” Fernández, Junior Alonso y el arquero Éverson, quien definió la historia y atajó dos penales.

Todo parecía terminar ahí, pero lamentablemente se vio la cara más triste de este deporte, nuevamente. En el vestuario hubo enfrentamientos entre la delegación de Boca y los policías, donde tiraron gas pimientas y los jugadores agredieron. También, el presidente de Mineiro arrojó una botella contra los futbolistas visitante. A estas horas, todo el plantel está en la comisaría para resolver la situación.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here