ALBERTO FERNÁNDEZ EXPUSO ANTE EL FORO ECONÓMICO MUNDIAL DE DAVOS

0
57
“La pandemia nos demostró que para lidiar con los grandes desafíos globales debemos cooperar entre actores públicos y privados”, afirmó Fernández.

El presidente se refirió a las negociaciones con el FMI por la reestructuración de la deuda y señaló que “no hay lugar para el ajuste irresponsable”. Además, señaló que las metas “utópicas” que plantea el organismo sólo “perjudican la credibilidad”, al igual que las “asistencias irreales” que ellos entregaron al país.

El presidente Alberto Fernández aseguró hoy que en Argentina “no hay lugar para el ajuste irresponsable” y señaló que “está en marcha” el diálogo con el FMI por la reestructuración de la deuda. También criticó el “endeudamiento tóxico” en el que se encuentra el país luego de la gestión de Mauricio Macri.

El mandatario, que esta tarde disertó ante el Foro Económico Mundial de Davos, buscó poner en evidencia las consecuencias de las políticas neoliberales aplicadas en Argentina, analizó el impacto de la pandemia de coronavirus y las medidas aplicadas por el Gobierno para contrarrestarla.

En ese orden, Fernández señaló la necesidad de una economía “ética y verde”, con sustentabilidad ecológica, en la que se destaquen la “fraternidad” y el “multilateralismo”, algo que repitió en varias ocasiones durante su visita a Chile esta semana.

El presidente entonces apuntó que se vive “un tiempo en el que se ponen a prueba todos los paradigmas”, por lo que pidió poner especial atención en “los más vulnerables, en los últimos”. Esto, consideró que “no es una teoría, sino una convicción”, que llevó adelante su gestión “desde el inicio de la pandemia”.

Dentro de ese apartado, Fernández reivindicó a los programas ATP e IFE, considerando que permitieron “sostener el trabajo y la demanda durante el año pasado”. Además, valoró las negociaciones llevadas a cabo con los distintos laboratorios que producen las vacunas contra el coronavirus y dijo que “tienen que ser consideradas un bien público global”.

“La pandemia nos demostró que para lidiar con los grandes desafíos globales debemos cooperar entre actores públicos y privados”, sostuvo el presidente, que al mismo tiempo enfatizó en que “la opción no es la vida o la economía sino la vida con más y mejor economía”.

Al enumerar los puntos que considera positivos de la gestión económica de su Gobierno, Fernández mencionó “la renegociación con los acreedores privados, el apoyo internacional al diálogo establecido con el FMI, y la recuperación del empleo industrial en los últimos meses”.

Respecto del acuerdo con el FMI en el que trabajan junto a Martín Guzmán y el Ministerio de Economía con Kristalina Georgieva y las misiones del organismo que visitaron Argentina, el jefe de Estado sostuvo que “no hay lugar para ajustes irresponsables que son imposibles de cumplir”.

Allí, Fernández cuestionó a las metas utópicas que habitualmente plantea el Fondo y que “perjudican la credibilidad”, tanto de los dirigentes como de quienes “otorgan asistencias irreales”. Esto último, en referencia al crédito sin precedentes otorgado por el FMI a la gestión de Mauricio Macri.

En ese sentido, y con el objetivo de “consolidar rumbos previsibles a largo y mediano plazo”, adelantó que el acuerdo logrado será enviado al Congreso y creará un Consejo de Desarrollo Económico y Social, ya que “llegó el momento de unir fuerzas para abordar problemas endémicos” de los pueblos, como la pobreza.

El jefe de Estado también abogó por un desarrollo que tenga en cuenta la sustentabilidad ecológica, al considerar que “el futuro será verde o no será”.

El tradicional foro, que en esta edición reúne a más de 1.500 líderes empresariales, gubernamentales y de la sociedad civil de más de 70 países, comenzó el lunes pasado en forma virtual a raíz de la pandemia de coronavirus.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here