El equipo de Libertad cayó por 2 a 1 ante el conjunto de primera división por la Copa Argentina. El Funebrero terminó con 10 hombres por la expulsión de Vivanco. La T avanzó a 16avos de Final.

Era una noche histórica para Midland, y desde temprano su gente lo hizo saber. Inundando la ruta hacia Santa Fé de camisetas blancas y azules. No pudo ser fiesta total por el resultado, pero el equipo de Horacio Fabregat hizo un papel dignísimo y estuvo muy cerca de empatarle al conjunto de Juan Pablo Vojvoda.

De arranque la noche empezó complicada, con un Talleres levemente superior. Cuando Midland había logrado emparejar el trámite, llegó una jugada aislada, a los 16 minutos la aparición de Leonardo Godoy a espaldas de los centrales y una floja respuesta del arquero Matías Mansilla se conjugaron para que el lateral derecho de la T marque el primer gol del partido.

Midland pudo igualar rápido, pero su goleador Gonzalo Vivanco no iba a estar en su noche, y terminó tirando por arriba del travesaño la situación más clara del Funebrero.

Sin embargo a los 39 minutos de la primera mitad, hubo un tiro libre para Midland, se hizo cargo “la bruja” Gregorio Abregú, quien con un excelente remate provocó el desvio en Brian Montenegro que marcó en contra de su propia valla. 1 a 1 y así se fueron al descanso.

Los últimos batacazos en la Copa Argentina, hacían que Midland se esperance para el segundo tiempo, pero rápidamente, a los 2 minutos del complemento, otra vez Godoy en este caso con un gran remate entrando al área, batió a Mansilla para poner el 2 a 1.

Los de Fabregat intentaban sobreponerse al resultado adverso, pero llegó la expulsión de Gonzalo Vivanco por aplicar un codazo ante Juan Cruz Komar, el ex Boca, y ahí todo se empezó a derrumbar.

Con 10 hombres Midland primero trató de que no le hagan más goles, y después intentó ir por la heróica.

Ingresó el ex Argentino de Merlo Germán Aguila, y le dio algo más de fuerza al ataque, junto a la inclusión de otro debutante, Juan Goicoechea. El Funebrero tuvo dos chances de poder igualar pero no pudo terminar sendas jugadas que pasaron por el área chica del arquero cordobés.

El tiempo se agotó, el árbitro Héctor Paletta de regular tarea pitó el final, y se acabó la ilusión. Igualmente Midland se fue con aplausos, no sólo de su gente que hizo casi 500 kilómetros para alentar, sino también del público de Talleres que reconoció en el de Libertad a un gran rival, algo para destacar en este fútbol que carece a veces de caballerosidad deportiva.

En definitiva, Midland y una noche para irse triste, pero con la cabeza en alto, y con orgullo por la tarea realizada.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here